Luigi Prestinenza Puglisi, historiador del arte
La obra de Claudia Bonollo


La obra de Claudia Bonollo me hace pensar en cuatro cosas. La primera es la reflexión que hace Gregory Bateson sobre el arte entendido como elaboración metafórica que supera, por esmero epistemológico, el razonamiento científico. Este último, de hecho, ocupándose sólo de nexos causales, es incapaz de dar cuenta de un equilibrio global, de una inteligencia al servicio de la naturaleza, que las prácticas estéticas, el sueño, la intuición, el juego, consiguen desvelar con más eficacia y facilidad. Se trataría, para utilizar una expresión del mismo Bateson, sólo de un arco con respecto a un círculo. La segunda es la vitalidad de la herencia del abstractismo: de Klee a Kandinsky a Mirò. Es decir de un acercamiento que escruta la forma en su origen, cuando aún no es reducible a ninguna geometría pero ya es algo más que inefable energía. Es más, propio porque en vilo entre lo abstracto y lo concreto, consigue tener en cuenta a ambos, representando aquel proceso de formación del ser vivo que fascina nuestra conciencia. La tercera es la propensión, típicamente veneciana, por el color. La riqueza de la pasta cromática con respecto a la pobreza de la línea, la magnificencia de la luz versus la perentoriedad del signo. La cuarta es, en fin, la reflexión sobre las geometrías complejas y sobre sus patterns luminosos permitida hoy en día por la utilización del ordenador, de su rapidez y facilidad en traducir un sistema de signos en otro: energía en color, signos en superficies, líneas de fuerza en configuraciones bidimensionales y tridimensionales…

 

 
danilo jon scotta
fernando quesada spain
luigi prestinenza spain
eva romero spain
revista "futuro" spain