Eva Romero Muñoz, neurobióloga investigadora del
Instituto Ramón y Cajal
La célula de Claudia Bonollo


A menudo durante siglos, la naturaleza curiosa del ser humano ha hecho posible que una inquietud terapéutica y una voluntad de conocimiento se conviertan en ciencia, una observación en la elaboración de una ley física y una casualidad en el descubrimiento de una nueva técnica. Fue entonces cuando surgieron nuestros encuentros, en los que se conversaba sobre ciencia, células y arte.

…La célula, considerada la unidad fundamental de todos los seres vivos, es una estructura del universo dotada de una enorme belleza anatómica, fisicoquímica y metabólica. Los mecanismos intrínsecos que la hacen funcionar son de una exquisita precisión, como un perfecto mecanismo de relojería. Además, la célula está sujeta a cambios en su estructura constantemente. Estos cambios resultan de su capacidad para responder a los estímulos que le rodean. Así, la célula interpreta el mundo físico a través de cambios dinámicos en su estructura, estableciendo su propio lenguaje con el medio. En efecto, gracias al enorme repertorio de “sensores” que posee en su superficie, la célula viva transforma las señales de su entorno en la expresión de determinados genes que, en última instancia, modifican su estructura, su composición y su función.

Sepueden diferenciar dos orígenes distintos que dan lugar a este trabajo: el que parte de una célula patológica que va desplegándose en múltiples manifestaciones en busca de una anatomía perfecta, y aquel que consiste en la incorporación de células sanas a situaciones patológicas en el intento de una curación posible.

Cuando la célula no es capaz de establecer una armoniosa comunicacióncon su entorno o con las demás células, se convierte en una célula patológica. Esta comunicación anómala puede llegar a desajustar el reloj endógeno de la célula hasta hacerle perder su sincronicidad. Esto es lo que lo ocurre en una célula cancerígena, que se caracteriza por el exagerado ritmo de división que resulta de una interpretación anómala de las señales que recibe. …A diferencia de lo que ocurre en la terapia química o radiológica donde lo que se busca es eliminar las células que se dividen a gran velocidad, Claudia Bonollo trata de establecer una comunicación, un dialogo posible con estas células utilizando un lenguaje artístico y lejos de considerarlas una amenaza, nos acerca a ellas a modo de intérprete.

La biología molecular se apoya constantemente en herramientas que nos permiten interpretar algunas características de las células y de los mecanismos intracelulares que subyacen a éstas. Estas interpretaciones se realizan a partir de “modificaciones“ de la realidad, utilizando tinciones, métodos de contraste y otras técnicas.
Mirando estas imágenes como bióloga, he experimentado la sensación de reconocer algunas estructuras celulares como las mitocondrias, la envoltura nuclear, los receptores de membrana, las mitosis de células sanas, muchas de ellas afectadas en la célula patológica, presentadas a través el filtro del arte.

 
danilo jon scotta
fernando quesada spain
luigi prestinenza spain
eva romero spain
revista "futuro" spain